Saltar al contenido

¿Cuáles son los animales que respiran por la tráquea?

abril 23, 2020

Esta respiración en los animales se caracteriza por una variedad de divisiones o tubos que comprende el aparato respiratorio, distribuidas estratégicamente en el cuerpo del animal y que al final de cada tubo poseen una abertura que permite entrar y expulsar el aire.

En este tipo de respiración no interviene el sistema circulatorio ya que la tráquea entra por los tejidos y se encarga de distribuir el oxígeno a todas las células del cuerpo. Entre los animales que respiran por la tráquea se encuentran las arañas, garrapatas, insectos y parásitos.

¿Qué es la Tráquea?

Es un órgano que está compuesto por membranas y cartílagos, ubicados en forma de espiral, que le dan flexibilidad y a su vez, permitir cierto grado de presión de aire necesario para la respiración. A su vez, son resistentes a fin de evitar la presión con otros órganos o tejidos.

Debido a que, las paredes de la tráquea están cubiertas de quitina, lo que facilita un mejor            funcionamiento así como, protección de la misma y a su vez, de los órganos alrededor. Algunos animales que respiran por la tráquea son muy endémicos de la zona.

¿Cómo se realiza la respiración traqueal?

La respiración traqueal es distinta de acuerdo a la especie animal, en el caso de los arácnidos e insectos, en la piel se hallan unas aberturas llamadas estigmas, quienes permiten la entrada  del aire y posterior salida del oxígeno, produce a su vez inflamación del abdomen como indicativo que hay oxígeno en el organismo.

Este aire al estar dentro, se extiende por las distintas separaciones o tubos, llamados traqueolas, quienes son las responsables de intercambiar el dióxido de carbono y oxigeno por las células. El proceso de respiración se realiza al cerrarse los estigmas anteriores y dicho aire vaciado por contracción en el abdomen,  va hacia los estigmas posteriores.

En relación a los animales que tienen respiración traqueal, el aire ingresa por medio de espiráculos, contentivos de diminutos filamentos que se encargan de filtrar el aire para así controlar la entrada de cuerpos extraños en la traquea. Igualmente, tienen unas pequeñas válvulas que los músculos controlan, que abren y cierran los espiráculos.

Este aire circula por los distintos tubos de la traquea, extendiéndose por las divisiones de los tubos, las que contienen un líquido sobre el cual se disuelve el oxígeno, para luego distribuirse por todas las células alrededor. Por esta misma vía es expulsado el aire.

Las células del organismo de los animales artrópodos se ubican al final de los tubos traqueales, lo que facilita el paso del aire y gases favorables a la respiración y no requieren de proteína, como lo es la hemoglobina. Algunos de estos animales  que respiran por la tráquea, poseen facilidad para regular entrada y salida del aire en estos tubos, tal es el caso del saltamontes.

El proceso de respiración traqueal en algunos animales, se complementa con la ayuda de otro órgano, tal es el caso de las arañas que poseen uno o dos pulmones (pulmones laminares), por donde circula el aire y la sangre entre ciertos filamentos, con ayuda de una sustancia llamada hemocianina, que se encarga de contener el oxígeno, volviéndose de color azul verdoso mientras recorre estos pulmones.

Cuando se refiere a la respiración traqueal en los animales acuáticos, ellos poseen unas terminaciones en el sistema respiratorio, que facilita su respiración en el agua. Como hay otras especies acuáticas que cuentan con un canal externo respiratorio, que va hacia la superficie del agua, por donde ingresa el aire que va hasta la tráquea.

Existen otros animales acuáticos artrópodos que la respiración traqueal la realizan  con ayuda de burbujas de aire, las cuales se pegan en los orificios de los espiráculos y obtienen el oxígeno dentro de la burbuja, cuando están dentro del agua.

Los que poseen espinas, en las puntas de las mismas se encuentran los espiráculos, que con la punta de las espinas penetran las hojas de las distintas plantas que  habitan debajo del agua, absorbiendo de las burbujas el oxígeno que está en su interior.

¿Cuáles son las Estructuras involucradas en la respiración traqueal?

En el proceso de respiración traqueal, se encuentran las siguientes estructuras:

Estigmas o espiráculos: son unos orificios circulares, que están cubiertos de vellosidades los cuales se encargan de evitar la entrada de polvo y parasito, así como controlar la salida de agua. Se abren y cierran, permitiendo la circulación de gases.

Tráqueas: es el órgano o estructura en forma tubular, que permite el paso del aire dentro del organismo del animal. La recubre una sustancia llamada quitina y unos espirales que facilitan la circulación del aire.  En algunos animales, la tráquea posee unas bolsas que almacenan el aire y a su vez, ayudan a que el insecto cuando esté en el aire tenga estabilidad.

Traqueolas: representan las distintas extensiones que conforman la tráquea, para llegar hacia las células y los tejidos del organismo animal. Se encargan de la circulación del aire.

¿Qué animales son los que respiran por la tráquea?

El proceso de respiración por la tráquea, se realiza por medio de extensiones tubulares que se encuentran dentro del organismo de animales acuáticos y terrestres, y transportan el oxígeno hacia los tejidos y células.

Esta respiración es característica de los animales artrópodos, entre los que se encuentran las arañas, crustáceos, miriápodos e insectos.

Se detallan los animales que respiran por la tráquea:

1- La Libélula

La libélula es un insecto cuyo proceso de transformación o metamorfosis, pasa de larva a insecto, en etapa adulta posee alas, abdomen extendido o alargado, antenas pequeñas y ojos grandes.

2- La Mariposa

Es uno de los insectos que el proceso de metamorfosis es completo (holometábolos), es decir complementa las fases que va desde embrión a larva, de larva a pupa y de pupa a adulto. Se caracteriza por su variedad de diseños en las alas y colores cuando llega a la etapa adulta.

3- La Pulga

La pulga es un parasito que no tiene alas. Su alimentación se basa en absorber la sangre a sus huéspedes y  su manera de trasladarse es en saltos iguales al tamaño.

4- La Garrapata

Es un parásito perteneciente a los ácaros, al igual que las pulgas, se alimenta de sangre.

5- El Escorpión

Conocido con el nombre de alacrán, este animal se caracteriza por ser venenoso, posee una cola en forma curva y larga, que finaliza con un aguijón donde contiene el veneno.

6- La Tarántula

Corresponde a diversas especies de arañas. Tanto las patas como el cuerpo están cubiertas con pelo y tienen gran tamaño. Dependiendo de la especie, tienden a lanzar vellos del abdomen, como mecanismo de defensa.

7- El Opilión

El opilión es un arácnido que se conoce como segadores, patonas o mugaños. Se distingue de las arañas porque no tejen telarañas, poseen 2 ojos y su cuerpo no se divide entre el prosoma y el abdomen.

8- La Langosta

Pertenece a la familia de los crustáceos marinos. El cuerpo duro, punzante y espinoso. Tiene en la parte delantera dos grandes pinzas que emplea para partir la comida, defenderse y atrapar a sus presas.

9- Nécora

Es un tipo de cangrejo de tamaño mediano, caparazón ancho y plano. En medio de los ojos posee entre 8 a 10 dientes afilados, muy parecidos a una sierra; las patas delanteras son como unas pinzas que le sirven de defensa así como agarrar a sus presas o alimentos.

10- Ciempiés

El ciempiés es un artrópodo con forma estirada, dependiendo de la especie puede ser aplanado o  tubular. Su principal característica es que tienen numerosos pies en los lados del cuerpo.

11- Pauropus

Pertenece a los artrópodos, es pequeño de cuerpo blanco, en la cabeza posee unas antenas extendidas. En los laterales del cuerpo tiene entre 9 y 11 patas en pares.

¡Haz clic para puntuar este artículo si te ha sido útil!
(Votos: 1 Promedio: 5)